Deja de ser el hombre más gordo del mundo tras perder 286 kilos