El Defensor del Pueblo afirma en el Senado que "un maltratador nunca puede ser un buen padre"