David Reboredo, “feliz” y de vuelta a casa