El 80 por ciento de las muertes al volante son en carreteras secundarias