Un culturista admite llevar casi tres décadas tomando esteroides