Miles de barceloneses se manifiestan contra la política europea con los refugiados