Cárcel de por vida para un joven de 23 años que mató a puñaladas a su novia