El apaleamiento al muñeco de Ana Julia: humillación para unos, tradición para otros