Los pitos en la final de Copa, reflejo del problema secesionista catalán