Consternación en la plantilla de la Arandina por la prisión sin fianza de los que eran sus compañeros