Consiguen separar con éxito a unos bebés siameses unidos por la cabeza