Competir, la esencia del videojuego