La comida de los repartidores de la playa se prepara en vehículos poco higiénicos