El Coliseo romano se tiñe de rojo para denunciar la persecución de los cristianos