La explosión de un coche en Barcelona, posible venganza entre proxenetas