Una trapecista sobrevive milagrosamente a una caída de 10 metros de altura