Cientos de piragüistas participan en un descenso del Sella lleno de polémica