Un científico de EEUU habría muerto por la bacteria que investigaba