¿Eres capaz de seguir el ritmo que tiene la abuela ‘cumbiera’?