Especialistas desaconsejan el uso de las chanclas como calzado habitual