El celador de Olot pronuncia su alegato final