Los cachorros del famoso Cecil, bajo vigilancia ante una posible lucha de poder