El Govern quiere que los catalanes paguen por el ingreso hospitalario