El Castillo de Matrera se convierte en el ‘Ecce Homo’ de la arquitectura