Los acusados de descuartizar a una pareja de holandeses se plantean un pacto