La Casa Real no tiene constancia de ser víctima de una extorsión