Carral y Cambre viven con lágrimas en los ojos un domingo negro