Carmen Thyssen ni se arrepiente ni se avergüenza de haber vendido el cuadro