Cerca del 17 % de los gallegos depende de las ayudas benéficas para comer