Las 43 piezas llegan al Monasterio de Sijena desde el Museo de Lleida