Las capuchinas de Manresa ceden su monasterio a cambio de que las cuiden