Una adolescente británica, en peligro tras inhalar cannabis adquirido en Internet