Alejandro Martínez, el caníbal de Murcia