El caníbal de Murcia mató a un amigo para comérselo