Calanda tiembla con el redoble de su tradicional ‘rompida de la hora’