Ocho de cada 10 currículos acaban en la basura