Los trabajadores de Campofrío ponen la primera piedra de la nueva planta en Burgos