Unos padres condenados a pagar 1.440 euros por el absentismo escolar de su hija