Así se gestó la curiosa historia que convierte a los seguidores del Burgos en una afición de primera