El buen tiempo desata la pasión por la playa