Bretón, increpado a su llegada a los juzgados