Las cajas de los bares agonizan por el botellón