Con nueve años, casi pierde su ojo derecho por un botellazo