Borja Thyssen vende un Goya para cumplir con Hacienda