Una superviviente de Hiroshima revive el horror del bombardeo