La pesadilla con final feliz de un oso maltratado por sus dueños