Se gasta más de 25.000 euros para parecer una muñeca hinchable humana