La obsesión española por el bisturí