Bilbao, en alerta máxima ante los hinchas del Spartak de Moscú