Benedicto XVI está sereno y se dedica a rezar, pasear, leer y la música